Palabras preliminares

    La Educación, lo sabemos, es una tarea que nos compete a todos, en mayor o menor grado. Es un acto de justicia y solidaridad de las generaciones adultas hacia las generaciones jóvenes.
    Dada su importancia y universalidad, no puede improvisarse. Es necesario pensarla, analizarla, planificarla, y luego evaluarla. Como cualquier acción humana de importancia.
    Analizarla, para decidir qué vamos a enseñar, en cada nivel y en cada especialidad, y cómo lo vamos a enseñar, qué tecnología mediadora emplearemos.
    En base a ello, planificaremos, sin olvidar que lo hacemos para el futuro, para que los niños y jóvenes de hoy se integren sana y productivamente a la sociedad que vendrá.
    Y luego evaluaremos, con los instrumentos adecuados, si la acción educativa cumplió con los fines propuestos.
    Este trabajo no es una explicación exhaustiva, es un complemento de clases presenciales brindadas a mis alumnos desde hace ya varios años.
    Solo muestra en cuadros sinópticos y definiciones breves, algunos de los temas más relevantes de esta ciencia. Supone una consulta constante de la bibliografía indicada.
    Aspira a organizar y clarificar las ideas de los estudiantes, como una pequeña contribución a la riqueza cultural heredada, tendiente a lograr una mayor excelencia profesional de los docentes del mañana.


                                                                                                                                                   
Alicia E. Rocamora de Amato
                                                                                                                                            Profesora de Filosofía y Pedagogía
                                                                                                                                                          Licenciada en Psicología