Bibliografía

  Croce Benedetto
“La estética como
ciencia de la expresión”.
Ed. Laterza. Italia
   “Breviario de estética”.
Ed. Espasa Calpe.

  Eco H:
“Historia de la Belleza"
Ed. Lumne.

  Geiger M:
“Estética”
Ed. Argos. Bs. Aires.

  Gilson Etienne
“Pintura y realidad”
Ed. Aguilar. Madrid.

  Gombrich E:
“Historia del Arte”
Ed. Sudamericana.

  Guardini Romano
“La esencia de la obra de arte”
Ed Guadarrama. Madrid.  

  Honionion A
“La pasión musical”
Ed. Paidos.

  Honour y Fleming
“Historia Mundial del Arte”
Ed. Akal. España.

  Huissman
“Estética”
Ed Eudeba

  Lalo C
“Introducción a la estética”
Ed Colin. Francia.
“El arte y la moral"
Ed. Alcan. París.

  Mandrioni Héctor
“Introducción a la Filosofía”
Cap. sobre Estética
Ed. Kapelusz.

  Maritain J: “La poesía y el arte”. Ed Emecé. Bs. Aires.
   “Arte y escolástica”. Ed. Emecé. Bs. Aires.
   “La responsabilidad del artista”. Ed Emecé. Bs. Aires.

  Oliveras Elena
“Estética, la cuestión del arte”. Ed. Ariel.
   “La metáfora del Arte”
Ed. Ariel.

Platón
“Fedro”
Ed. Aguilar. Bs Aires.
   “El banquete”
Ed. Verruga. Madrid.

  Richard A
“Crítica de Arte”
Ed. Eudeba.



ESTETICA
O FILOSOFÍA DEL ARTE


    Definición:
    Es una rama o disciplina filosófica, que estudia:
• En sentido amplio, todo en cuanto bello, o lo que cada ser tiene de bello;
• En sentido estricto, estudia las obras de arte, en cuanto se acercan, en mayor o menor grado, al valor de la Belleza

    Distinguimos:
• La Belleza natural, no producida por el hombre: paisajes, animales, plantas.
• La Belleza artística, “in signo”, producida por las personas, en las distintas formas de arte: música, pintura, escultura, etc.
• Estética condicionada por lo utilitario: produce objetos útiles y además agradables, referentes a necesidades humanas: vivienda, comida, abrigo, salud, diversión, estudio, religión.
• Estética incondicionada: produce obras no útiles, pero agradables.





   Temas que estudia:
• lo Bello y la Belleza, sus relaciones,
• las obras bellas y el Arte en sus distintas manifestaciones,
• especies o grados de Belleza,
• el Artista como hacedor del Arte y la Belleza,
• su técnica y su inspiración,
• el público, o contemplador de lo Bello,
• las sensaciones estéticas.

   Sus reflexiones tienen que ver con
• la inteligencia, la sensibilidad, y todo el potencial humano de cada persona,
• ciertos objetos fabricados por el hombre.


Clasificación de las artes
Se expresan en:
Puras
Combinadas
Espacio

Bidimensional
Tridimensional
Dibujo
Pintura
Escultura
Arquitectura
Teatro
Danza
Canto
Cine
Nuevas tecnologías.
Multimedia
Tiempo
Palabras
Sonidos
Música
Poesía
Prosa
    Espacio poético:
    Cada lenguaje artístico tiene su propio espacio poético. Debe ser llenado con sonidos, silencios, colores, palabras, formas. Todo con sentido de unidad, perfección y armonía.


 

Lo anterior implica:

El estudio de las percepciones,
• El análisis de las obras humanas, en sus distintas dimensiones

          - el lenguaje artístico utilizado,
          - los materiales empleados,
          - las técnicas
          - la cultura en la que surgió,
          - la naturaleza circundante,
          - la historia y geografía,
          - el azar,
          - la reflexión,
          - la inspiración,

     EL ARTE COMO REPRESENTACIÓN, EXPRESIÓN, Y CREACIÓN.

Representación
Expresión
Creación

  Re-presentar es volver a presentar lo conocido, pero de manera diferente. En la obra predomina el mundo o la naturaleza. Comunica al espectador con ellos, le proporciona un nuevo punto de vista.

  La Representación puede ser:
    •
imitación de las cosas:
         - servil
         - selectiva
     •
imitación de los sentimientos: "impacto" que producen esas cosas en el artista.

  Intuición: compenetración Yo-Cosas, en lo más profundo de sí. A veces esto es el nacimiento de la inspiración. El hombre común percibe la utilidad o la finalidad de los objetos. El artista percibe algo más, y a veces crea una obra a partir de allí.
   Asombro filosófico: ver y gozar de algo como si fuera la primera vez. Actitud del filósofo y del artista. “Develar” los hechos y los seres, sacarles el velo de la cotidianeidad

 En cada obra queda el sentimiento, la expresión, de su autor. La interioridad del artista, al captar lo Bello de un objeto, se manifiesta según:
 
  • su historia personal,
    • su visión de la realidad,
    • su filosofía de vida,
    • su ubicación histórica y geográfica,
    • las ideas artísticas de su entorno,
    • la finalidad de su obra, utilitaria o no.

   La exageración de la expresión del artista nos aleja del arte mismo, y nos lleva al "psicologismo".

   Cada tipo de materia ofrece posibilidades diferentes. Lo que puede expresarse en arcilla, no puede expresarse en danza. Un arte no sustituye a otro. Los temas pueden ser semejantes, pero las obras no.

 La Creación implica:
   
Perfección: que no le falte nada a la obra, y que todo guarde armonía.
    • Originalidad: diferente de otras.
    • Belleza: “Resplandor de la obra en la perfecta armonía de su ser”

  El artista crea con todas sus capacidades humanas, con los instrumentos adecuados, y la mejor técnica.

  “Artista cansado”: la materia lo domina, no puede crear.  
   “Artista fresco”: obedece la inspiración, usa la técnica, y puede dominar la materia. Y surge la obra de arte, un cuadro, una partitura musical, una escultura.

  Abstracción: la obra abstrae lo concreto de la naturaleza, y prescinde de él. Dicha obra es así diferente del objeto real que la originó: sonidos, colores, palabras. Se dio nueva vida a otro ser.

  Si se exagera en la abstracción, desaparecen las técnicas y el Arte.

  Estilos:
  Son elementos semejantes, con detalles diferentes, que hacen a tendencias y escuelas en las distintas épocas históricas.

  Aún con el mismo estilo, no hay dos obras iguales. Dos catedrales góticas resuelven el problema del espacio, del material, y de la construcción, de la misma forma. Pero en infinidad de detalles difieren una de otra. Los estilos no comienzan de pronto. Van plasmándose según las necesidades y los adelantos culturales, científicos y artísticos. Ponen su sello sobre una época y sobre un grupo humano. (Ver Historia del Arte en la bibliografía).
Ninguna obra agota la belleza. Por eso se suceden los estilos, como intentos para alcanzarla.

  “Grandes artistas”: fueron precursores. Realizaron por primera vez algo que otros siguieron haciendo de modo análogo. Sus obras no cansaron al público, ni pasaron de moda. Abrieron caminos. Son “clásicos”.

   “Artistas mediocres”: sus obras pasan pronto. Solo se las valora por la publicidad, y por la moda del momento. A veces no duran ni un año. Son “ídolos”, porque se valora más su modo de vestir que su obra. No son “modelos” que invitan a crear.

  Arte sacro: obras que reflejan concepciones teológicas, sociales, y artísticas de una época. Son la expresión de la fe colectiva y de la visión del universo. Muchas se realizaron con la finalidad didáctica de enseñar dicha religión, como por ejemplo, los vitraux de las iglesias con escenas bíblicas. Otros con el solo fin de adorar y reverenciar a Dios y a los santos, como las catedrales, las estatuas, los altares.


      
     CONOCIMIENTO POÉTICO

   El Intelecto, o inteligencia humana, tiene dos vertientes o capacidades:

   1) Intelecto teórico:
   Busca la Verdad en la investigación y en los descubrimientos de los seres ya existentes.

  2) Intelecto práctico:
   Se manifiesta de dos maneras:
  • Tiende hacia la Utilidad y/o hacia la Belleza , en la realización o creación de objetos y obras que no existían.
  • Tiende hacia el Bien, tratando de alcanzarlo en todas las acciones, según como lo considera cada uno, realizando y afianzando el carácter, la personalidad, y en cierta forma, el destino.

El intelecto práctico sigue ciertos pasos al realizar la obra de arte:
   a) Juzga posibilidades de las cosas para realizar el objeto. Analiza la materia, si puede darle la Forma deseada, incluyendo
            - Material,
            - Herramientas,
            - Planificación o boceto.
   b) Las realiza. Esta última fase es propiamente el Conocimiento Poético.
   
Se realiza mejor si hay “connaturalidad”, que consiste en conocer y amar ese material sonidos, colores, volúmenes
    Connaturalizad: es expresarse mejor con un material que con otro. Es la revelación de una interioridad en una materia. Supone la Inspiración. Pero:
            - si el artista se apura, la obra resulta mediocre, la inspiración estuvo sin madurar.
            - si espera demasiado, la inspiración ya pasó.

    El artista influye en la materia. La materia influye en el artista.
    La obra de arte muestra algo externo y material, y algo interno propio del autor. Cada obra de arte lleva su sello , el de su época, y de la “moda” en tendencias estéticas.
    El artista gusta de ese material, se identifica con él, se expresa en él. Esto vale para la música, la escultura, la pintura, la poesía, y las demás formas de arte.
 
Hábito del Arte

   Cada obra que el artista produce queda fijada en él, y lo impulsan a realizar otras semejantes, pero mejores. Determina experiencia pasada, y necesidad futura. Es un hábito o disposición que perfecciona al hombre.

   Los hábitos, costumbres cada vez mejor hechas, pueden ser:
            - buenos (virtudes) o
            - malos (vicios),
                         en cuanto se acercan o se alejan del fin del sujeto que los posee, y de la finalidad de la obra.

   La inteligencia y la voluntad son libres para adquirir hábitos o disposiciones, los sentidos no. Solo ayudan a la inteligencia y a la voluntad a plasmar hábitos “sensibles” o estéticos.

  El hábito debe progresar y mejorar, si no, involuciona y muere.

   La virtud en sí, es infalible. El que puede fallar es el hombre, si no la sigue con fidelidad. Si no obedece su inspiración. “Avere la virtú dell´arte e la mano che trema” (Tener la virtud del arte, y la mano que tiembla)

   El artista no se propone hacer una obra bella, sino que la realiza lo mejor que sabe hacerlo, con las técnicas adecuadas, y obedeciendo la inspiración. Crea “en” la Belleza. Su obra se va plasmando en un "clima" de belleza, resultado de la perfección de la misma.

   Las virtudes estéticas y las morales se relacionan parcialmente. Ambas provienen del Intelecto Práctico, aunque tienen distinta finalidad: las primeras persiguen la Belleza, las segundas persiguen el Bien.

   Un hombre “malo” puede ser un gran artista. Pero no lo será si sus actos inmorales destruyen su inteligencia y afectividad, o tuercen su inspiración. Toda la persona es “instrumento” en el artista.

   Por eso afirma Maritain que el Arte es una virtud de todo el hombre.

   Cada uno ve la finalidad de su obra según como sea él mismo. “Primero el ser, luego el obrar”. “El obrar sigue al ser”. Cada uno actúa de acuerdo a lo que es.

   El artista no rompe las reglas, porque ellas le enseñan a manifestarse, y a crear lo que desea. Las reglas liberan, no esclavizan.

   Puede ir más allá de ellas, pero sin romperlas. En ese caso tenemos la “intuición creadora”. Esa intuición es una “superabundancia” de técnica y de amor por la obra.

  Si la libertad se exagera, el artista se equivoca, y no logra realizar la Belleza en su obra.


La Inspiración

   Desde antiguo, con el mito de las anillas de hierro que aprisionan al artista, los griegos simbolizaron la posesión del poeta por las musas de la inspiración.

   El artista toma elementos ya conocidos, acata las reglas del arte, y, tendiendo hacia lo mejor, crea algo nuevo. Con palabras compone una poesía. Con sonidos un tema musical.

   Esa carga emocional, ese movimiento inspirador, va madurando hasta que emerge a la conciencia. El autor lo traduce en la obra de arte.

   La “inspiración artística” en un tender hacia lo mejor en todo, y poner en el objeto realizado algo más que lo que necesita. Por lo tanto, el artista da más de sí, da lo mejor que tiene y que es, respecto de lo bello, lo armónico, lo perfecto.

   Esa inspiración puede durar una hora o muchos años. En parte depende del material con el que el artista haya adquirido la connaturalizad, y con el cual se expresa siempre.

   El artista que crea con inspiración, se siente unido a su obra para siempre. La obra no es buena cuando la acción sobrepasa la inspiración, o cuando el artista se contempla demasiado a sí mismo.

   El desprecio por la belleza y la armonía genera el gusto por lo feo y lo grotesco. El hombre no puede vivir sin algún tipo de deleite estético, aunque éste no sea de calidad. Así comienza la decadencia de algunas tendencias artísticas. El autor no fué fiel a la inspiración.

 

 

 

     LA BELLEZA

   S. Tomás de Aquino define a la Belleza como el “Resplandor de la obra en la perfecta armonía de su ser”.

   Es decir, la obra perfecta en sí misma, con técnica impecable, completa, armónica, y que trasunta un plus, algo más, definido como el “resplandor”. Así la capta el espectador.

   La Belleza es también el “fin allende el fin” de la obra de arte. No es la finalidad de la obra, sino el "clima" en el cual ella va surgiendo, cuando el autor tiende hacia “lo mejor”, en su realización.

   El artista logra que la obra sea bella sin proponérselo expresamente. Como el niño transparenta su sencillez en todas sus acciones, porque es niño, el artista transparenta la Belleza en todas su obras, porque es artista.

   En la inspiración, y mientras crea, el autor no atiende a la Belleza , sino al objeto, a la obra en sí. El artista crea "en" la Belleza.

   Como dijo un autor: “Para que todo se cumpla, a veces es necesario ignorar que se está cumpliendo”. Se juzga después.

  Los objetos artísticos no crean la Belleza , sino que participan de ella, en mayor o menor grado. La Belleza no es una “cosa”. Es algo intangible que se vislumbra en una obra, y el artista no sabe como está ahí. Solo sabe que hizo su obra “lo mejor posible”. Tendencia hacia lo mejor. Perfección nunca alcanzada totalmente.

  Cada obra es como una excusa para expresar la Belleza. Como cada flor entregada es una excusa para expresar amor.

  El artista hace trascendente la belleza común. Promueve el asombro ante cosas y hechos ya vistos, y nos ayuda a mirarlos “como si fuera la primera vez”.